Mi experiencia con el co-washing y el método de lavarse el pelo al revés

Hace varios meses estas dos nuevas formas de limpiar nuestro cabello estaban a la orden del día y no había medio o persona física que no se hiciera eco de ellas. Quizá fue esto lo que me impulsó a mí a probarlas o quizá fue el hecho de ver que mi pelo estaba cada vez más seco y apagado (aunque no se veía mal ni mucho menos) incluso utilizando mascarillas de gama alta y productos totalmente naturales.
método co-washing
Así pues me lancé primero a probar el método co-washing que consiste en lavar el pelo única y exclusivamente con acondicionador, es decir, sin usar champú. Tengo que decir que yo aquí hice un poco de trampa porque no solo lo probé con acondicionador sino que también lo hice alguna vez que otra con mascarilla.
El resultado tanto cuando usaba acondicionador como cuando usaba mascarilla era exactamente el mismo y por muy sorprendente que parezca el pelo realmente queda limpio y muy suelto sin la necesidad de usar champú, de hecho no solo queda limpio sino que queda con un brillo espectacular y las puntas se ven sanas y totalmente rellenadas.
El problema que tuve con este método es que con el paso del tiempo notaba que el pelo se me caía cada vez más y aunque estaba muy suave y con un aspecto maravilloso sentía que me estaba pidiendo a gritos una limpieza de esas que hacen que el cabello chirríe de lo limpio que está. En definitiva, es un método bueno para devolverle a tu pelo la nutrición y el brillo perdidos pero no lo aconsejo para personas que ya lo tengan sano de por si y sobre todo aunque lo hagáis no creo que sea un método que se deba mantener más de un mes o dos pues el pelo realmente se debilita.

 

Después de eso y como no quería renunciar al brillo y la suavidad conseguidos, investigué un poco y di con el método de lavarse el pelo al revés. Lo cierto, es que al principio me pareció un poco absurdo pues pensaba que al usar primero el acondicionador y luego el champú se me irían todos los beneficios aportados por el primero. Cual fue mi sorpresa cuando al empezar a usarlo me di cuenta de que para nada se pierden los efectos del acondicionador o de la mascarilla aunque lo uses antes del champú. Es cierto que el pelo no queda tan fácil de desenredar pero sin duda los beneficios de estos dos productos se notan y mucho. Otra cosa que he notado al lavar así el pelo es que se engrasa mucho menos y tarda más en estar sucio por lo que es muy aconsejable para las chicas que como yo tengáis el pelo graso.
Ahora mismo no me lavo el pelo de otra manera y no creo que vuelva ya al método tradicional porque he encontrado el equilibrio perfecto entre limpieza y nutrición y mi cabello me lo agradece mostrándose sano y con vida.

Leave a Reply